dimecres, 2 de maig de 2007

Aρχαία Αγορά

Saliendo del Cerámico llegué al Ágora, el centro comercial, político y social de la ciudad. Aquí se reunían los atenienses para para gastarse los dracmas en las tiendas, hacer sus pláticas sobre política o entretenerse filosofando un rato a la sombra de algún olivo. Lo primero que se divisa es el templo de Hefesto, tal cual lo describe Pausanias: ‘Υπὲρ δὲ τὸν Κεραμικὸν καὶ στοὰν τὴν καλουμένην Βασίλειον ναός ἐστιν ‘Ηφαίστου.
La columnata o stoa que menciona Pausanias era el lugar destinado a uno de los nueve arcontes de Atenas, el arconte rey, responsable de los asuntos religiosos y la celebración de los festivales. Hoy no queda prácticamente nada de tal construcción. Lo mismo ocurre con la mayor parte de edificios del ágora, de los cuales se conservan sólo los cimientos. Aquí se encontraba el Consejo de los 500, el tribunal supremo o Ηλιαία, el templo de la madre Rea o Μητρώου, donde se guardaban los archivos estatales y el registro con los nombres de los atenienses que adquirían la mayoría de edad a los 18. (De ahí las expresiones en griego moderno αριθμός μητρώου -el número de matrícula en la universidad- ο el ποινικό μητρώου -certificado penal-).
El ágora es un lugar ideal para actividades extraescolares. Las escuelas traen aquí a los chavales y les dan un mapa con pistas para que vayan buscando.
Para lo que no hace falta mapa es para encontrar la Στοά del rey Attalos, reconstruida a principios del s. XX por la escuela arqueológica americana. En su interior hay un hermoso museo que no ví, por estar ya agotado de tanto περίπατος.
Sí llegué hasta el templo de Hefesto, uno de los mejor conservados de la Antigüedad. Empezó a construirse el 449 a.C. Los trabajos se interrumpieron durante más de veinte años, primero porque se dio prioridad a la Acrópolis, y luego a causa de la guerra del Peloponeso, retomándose en el 420 a.C. En la era cristiana se convirtió en iglesia dedicada a S. Jorge. Hoy se le conoce como Θησείον. Como en su interior alberga relieves que representan la lucha de Teseo, se creyó durante mucho tiempo que estaba dedicado al heroe ateniense.

archaia agora